2 de junio de 2010

Reseña del libro "Nosotros somos los culpables" de Diego Osorno

Nosotros somos los culpables
La tragedia de la Guardería ABC
Este libro consta de 222 dolorosas páginas, que ofrecen el testimonio de 500 voces de padres y madres de infantes fallecidos y sobrevivientes, familiares, ciudadanos indignados, gobernadores, titulares de dependencias federales, un alcalde, bomberos, personal de protección civil, cholos, altos funcionarios, socios de las guarderías, periodistas, maestras, enfermeras, intendentes, policías y abogados, antes, durante y después de aquel viernes, 5 de junio de 2009, a las tres de la tarde.

La obra introduce los rostros inolvidables de 25 niños y 21 niñas que negligentemente fallecieron, en palabras del prólogo escrito por Ricardo Rocha, "no a causa de una tragedia, porque éstas corresponden a caprichos terribles de la naturaleza, sino a causa del más horrendo de los crímenes de la historia del país, donde detrás del suceso se encuentra el esquema perverso en la habilitación de guarderías para los trabajadores, ellos y ellas"

A la par que Diego Osorno aduce que "cuando murieron 49 niños en una bodega improvisada como establecimiento para cuidar a los hijos de hombres y mujeres trabajadores, Sonora se acordó que también era parte del subdesarrollo y la corrupción", comienzan a brotar cientos de voces de aquellos que han sido víctimas, partícipes, cómplices o indudables justicieros ante esta inolvidable tragedia.

Entre las primeras voces, las voces antes del incendio, destaca la de Julio César Márquez, papá de Yeye, quien comenta: "el 5 de junio, los niños de la guardería iban a ver películas. Yeye se dejó poner los tenis que no se dejaba poner nunca; iba guapísimo"; la de Perla Alejandro Moreno, educadora de la guardería ABC, quien afirma: "el almacén que estaba enseguida de la guardería era del gobierno, pero estaba descuidado, jamás vi a algún guardia cuidándolo", así como la de José Cruz Álvarez, padre de Bryan, quien platica "el niño pasó al interior de la guardería, se paró, volteó, y me dijo: Adios Apá. Nunca pensé que era la última vez que lo iba a ver en mi vida. Y esa imagen se me quedó grabada. Será para siempre".

Durante el incendio, resuena la voz de Araceli Moroyoqui, asistente educativa de la guardería ABC, quien dice: "empecé a gritar mucho a los niños para que se despertaran y se levantaran. Para esto, en cuestión de segundos, la sala se llenó de humo negro y lo que hice fue agarrar como a tres niños, uno de ellos Nicole"; la de María Guadalupe Torres Grijalva, quien comenta "según los simulacros que antes habíamos hecho, esa puerta estaba habilitada como salida de emergencia, pero recuerdo que no podíamos abrir la puerta, esa puerta no tenía la jaladora de chapa porque se quebró"; la de Danisa López, maestra de la guardería y madre de Luis Denzel "agarré a cuatro niños, los que pude.. cuando iba a regresarme empezaron a quebrarse los vidrios, todo se puso negro y no pude sacar a mi niño"; la voz de un vecino anónimo que participó en el rescate, quien dice: "sacamos como a 30 niños, pero no vi uno vivo; todos iban negritos, sus brazos sin fuerza; el despachador de gasolina quien aduce el cuarto niño que saqué me partió el alma: iba todo descarapelado, como cuando a un tomate le quitas el cuerito", y una ex trabajadora de la guardería: "un día le hablé por teléfono al señor Antonio Salido para decirle que me preocupaba que se incendiara la lona y ocurriera una desgracia. Lo que me dijo fue ¿Qué le pasa? Se me hace que usted ve muchas películas de Hollywood".

Posterior al incendio se escuchan voces de dolor, pero también de cinismo o promesa de actores políticos. Por ejemplo, Eduardo Bours, ex gobernador de Sonora comenta: "Duermo como bebito, como niño porque me mantengo en los fundamentales y eso al final del día es lo más importante de todo"; la de Abel Murrieta, procurador de Justicia de Sonora, quien argumenta: "nunca lo hemos negado, vamos por la gente responsable, voy por todos, por el Seguro Social, si es que hay responsables, del nivel que sea"; Juan Molinar Horcasitas, quien dice:  "A lo largo de mi carrera, y en particular como director del IMSS, siempre guie mis acciones bajo criterios de legalidad, honestidad y transparencia".

Cabe señalar que en este coro de voces, participan los socios de la guardería. Sobresale la voz de Antonio Salido, quien menciona: "considero importante precisar que la persona responsable de la Guardería ABC era la directora general Diana Judith Jaime Peralta, quien tenía como enlace a la sociedad a Sandra Lucía Téllez Nieves" y la de Marcia Matilde Altagracia "Soy por completo ajena a las actividades realizadas desde el 9 de mayo de 2001. Considero necesario precisar que jamás participé en las actividades operativas".

Si algo merece la pena destacarse son las voces del Movimiento 5 de junio, el cual nació unos días después que Roberto Zavala, padre de Santiago Jesús expresara: "Yo tengo la culpa por confiar, yo tengo la culpa por pagar mis impuestos, yo tengo la culpa por ir a votar ¡Yo soy el responsable de la muerte de mi hijo!".
Estos gritos fueron los primeros con los que una veintena de padres empezaron a conocerse y organizarse entre sí para evitar que la tragedia quede impune.

Diego Osorno ofrece un cierre esperanzador para los padres y madres que perdieron a un hijo o hija en la guardería ABC, para los padres y madres cuyos infantes sobrevivieron a esta tragedia, pero siguen luchando por recuperar su salud, su vida, para todos aquellos que por la injusticia del gobierno han perdido algún familiar cercano, lejano, un amigo, un conocido, y han perdido la fe en que mejores políticos son posibles en nuestro país: "A veces las causas parecen perdidas, pero los papas de los niños de la Guardería ABC que se encuentran en pie de lucha, no predican con la esperanza hueca. Van a lograr que haya justicia no porque así esté escrito o porque lo marque el destino. Lo van a hacer porque están luchando para ello"


Los invitamos a leer este libro, nos acerca claramente a muchas voces detrás de la tragedia.


Gracias Diego por tu trabajo.




Colaboradores de ABC ayuda

3 comentarios:

  1. Tengo un pequeño blog dedicado a mi hija, con pocos lectores pero quisiera si me lo permiten, copiar esta entrada de su blog, para mostrarles a todos lo que pasa y que no quede en el olvido, no tengo palabras para usar no puedo expresar lo que siento, pero si me lo permite por medio de esta entrada lo puedo hacer

    ResponderEliminar
  2. Me interesa adquirir este libro, sin embargo, aún no he logrado obtenerlo... He buscado en todas las librerías de Navojoa, Cd. Obregón, Guaymas y aún no logró adquirirlo. Si hay alguien que me diga la manera de obtenerlo, agradecería me lo hicieran saber.

    ResponderEliminar
  3. El libro de Diego Osorno se puede adquirir en los Sanborns o en tiendas online de "el pendulo"

    ResponderEliminar